Una Mentira le hizo vivir una falsa Realidad

¿Hasta qué punto Ud., acepta la mentira?

Hasta que punto podemos decidir vivir engañados por la mentira que llega a nuestros oídos y nuestros ojos pueden ver, máxime cuando la realidad es otra. En el relato Bíblico del libro de Génesis 37:34 nos dice 34Allí mismo Jacob rompió su ropa en señal de tristeza, se vistió de luto, y durante mucho tiempo lloró por la muerte de su hijo. 35Todos sus hijos llegaron para consolarlo, pero él no quería que lo consolaran. Más bien, lloraba y decía que quería morirse para estar con José.

Este pasaje tiene que ver con el engaño que recibió Jacob por parte de sus hijos, al informarle que su hijo preferido (José) había muerto; pero la verdadera realidad fue que sus hermanos decidieron dejar por fuera del nucleó familiar a quien en su momento era el hijo más querido y consentido de su padre.

No le mataron, le vendieron, pero ellos motivados por el autor y padre de toda mentira el diablo, llevaron la trágica noticia a Jacob quien la recibió y adopto como una realidad sin consultar a Dios, asumiendo como una verdad el relato de sus hijos incluyendo las pruebas que presentaban ante sus ojos (la túnica de José, manchada de sangre) como evidencia real de lo acontecido. “Respetado padre, su hijo fue devorado por fieras salvajes” en la verdad de ellos que no era mas que una mentira, pues le habían vendido y sus nuevos amos le tomaron como esclavo ya que eran unos mercaderes que viajaban para el país de Egipto.

Esta realidad vivencial del patriarca Jacob, la están viviendo muchas personas que ha decidido vivir su vida basados por una mentira que les atrapo; les cautivo y terminaron obedeciendo a siegas sin permitir que la verdad les saque del estado en la que cayeron, aunque por fuera parecen felices, conformándose que fue la voluntad de Dios que el mal les llegara, por lo cual creen en un Dios que les dejo y que su propósito cambio por las circunstancias.

La Biblia nos dice en Juan 8:32 – “ y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”, Muchas personas han adoptado la mentira como una verdad absoluta en su vida, quizás han sufrido una decepción amorosa, un divorcio, una quiebra económica, la perdida de un ser querido; una enfermedad y creen que Dios no les puede perdonar o que las secuelas que han quedado producto de la decisión tomada es mas poderosas de lo que Dios prometió cumplir en tu vida, porque la mentira que les atrapo los hace vivir una realidad basada en el engaño del maligno, pero que la verdad de Dios es todo lo contrario, recuerda siempre, Dios dice en su Palabra: “Amado yo deseo que seas prosperado en todo…”

Hoy te animo a que vuelvas a creer, Dios puede hacer que su verdad entre a tu vida y toda mentira salga para que así pueda florecer el propósito por el cual Dios te creo que es que en todo lo que hagas glorifiques a Dios y tengas una vida de vitoria, donde todo pasado quede sepultado cumpliendo todo propósito que Dios tiene para ti.

Te invito a volver a creer en Dios siempre…, cada día tendrás una nueva oportunidad porque Dios te dice hoy: “ 22¡el fiel amor del SEÑOR nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan 23Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana”. Lamentaciones 3:22 NTV

Volviendo a nuestro relato inicial, podemos ver que posteriormente José se convirtió en lo que Dios había prometido y los ojos del patriarca tuvieron que observar la verdadera realidad y objetivo que tenía Dios con todo esto.

Lastimosamente Jacob, por muchos años vivió atrapado en una mentira, porque cuando el agua se decanta se puede ver por fin el fondo y salen a la realidad la verdad. Después que el patriarca supo la verdad, esta vez, consulto a Dios si debía descender a Egipto para ver a su hijo que fue declarado muerto, pero que está vivo; 3Y dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación.4Yo descenderé contigo a Egipto, y yo también te haré volver; y la mano de José cerrará tus ojos” Génesis 36:3 RV60a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *