Iglesia cristiana ayuda a los afectados por la erupción volcánica en San Vicente, Kingstown

Desde el 10 de abril cuando erupcionó el volcán La Soufriere, una nube y una capa de cenizas se cierne sobre la isla caribeña oriental en Kingstown.

La iglesia Bautista de Kingstown junto a su reverendo Cecil Richards lleva más de una semana alistando a las personas que han sido evacuadas de la nación isleña, ya que sus hogares no son habitables por la toxicidad del polvo que las recubre. Los voluntarios prepararon 170 comidas desde la cocina de su iglesia inicialmente para distribuirlas en el sur, punto principal de encuentro. El total de la comida aumentó a 250 el lunes, a 300 el martes, a 350 el miércoles y así sucesivamente mientras los afectados se recuperan y se suman a la noble causa.

“Esa es solo nuestra respuesta inmediata”, dijo el pastor sobre su iglesia a la que generalmente asisten entre 250 y 300 personas en épocas no pandémicas. «Eso no puede ser».

Alrededor de 100.000 personas viven en la isla del este del Caribe y entre 16.000 y 20.000 fueron evacuadas, dijo la ONU. Un boletín del martes de la Organización Nacional para el Manejo de Emergencias del país dijo que se habían abierto 87 refugios y albergaban a más de 3.800 personas.

El lunes, la ONU informó que la erupción había dejado a la población de la isla principal de San Vicente y las Granadinas, como se conoce a todo el país, sin agua potable. Las cenizas del volcán La Soufrière cubrían gran parte del país, pesaban plantas y se elevaban a centímetros de las azoteas.

“Pasó todo el día, día tras día tras día, entregando agua potable a la gente”, recordó Richards, que ahora tiene 50 años, refiriéndose al misionero. “A veces, el sermón más fuerte que predicas no es desde el púlpito. A veces, el sermón más fuerte que predicas es con un balde de agua en la mano «.

ESCRITO POR: CRISTIAN CAMILO OSORIO MUNEVAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *