Bombas me llevaron a Cristo.

 

Kim Phúc es la famosa niña que fue fotografiada huyendo de su aldea al ser bombardeada  con explosivos incendiarios llamados Napal en la guerra de Vietnam. En una entrevista relató que después de ese horrible suceso le quedaron grandes heridas tanto física como espiritualmente. Sin embargo, cuando leyó por primera vez la Biblia y supo que Jesús había sufrido más al morir por sus pecados, sintió que su dolor era insignificante. Esto la intrigó a buscar más de Dios y aprendió a calmar sus aflicciones a través de Su Palabra, comprendiendo que es sólo Él la cura definitiva para sus heridas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *