Amor de Dios sin fin.

 

 

En la capital de Irak, un pastor fue atacado por seguir a Cristo en su auto y estando cubierto en llamas el asiento donde él se encontraba no sufrió ningún tipo de daño. Joseph salió ileso de su vehículo sin una sola gota de sangre. Dice y asegura que eso fue una muestra del amor de Dios y reitero que el ministerio que él tiene debe hacer más para que más personas vean y sientan el verdadero amor y gracia de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *